Asesinan a alias «Rojas» guerrillero que mató y cortó la mano de Iván Ríos.

39 0

Se confirmó el asesinato de Pedro Pablo Montoya alias Rojas, Este hombre es recordado por a ver asesinado y cortado la mano de Jesús Muñoz Ortiz alias Iván Ríos cabecilla del frente 47 de las Farc en marzo de 2008, por este cabecilla entregaban cinco millones de dolares de recompensa.

Tras su desmovilización  recibió condena,  luego ingresó al programa de justicia y paz,  por estos días permanencia en Caldas en la finca villa Fernanda ubicada en la zona rural entre los municipios de Manzanares y Marulanda en donde fue asesinado.

Cuando mató a Ríos entregó además la cédula, pasaporte y computador. Los hechos ocurrieron en una vereda de Aguadas. En junio del 2015, a Rojas lo condenó un juez de Aguadas a pagar 18 años de cárcel por la muerte de Ríos.

La sentencia se dio después de que aceptó cargos ante un fiscal de la Unidad de Terrorismo. Lo mandaron para una cárcel de máxima seguridad de Valledupar y reclamaba $4 mil 200 millones como recompensa por la muerte de su antiguo jefe.

Rojas sostuvo que en un principio le prometieron $5 mil millones, sin embargo, solo le entregaron $800 millones que fueron retenidos para un fondo de reparación a las víctimas.Sin embargo, este dinero nunca pasó por las manos del desmovilizado, según su versión. Un fiscal especializado de Manizales ordenó embargar sus cuentas y bienes, incluyendo el dinero de la recompensa que le pagó el Gobierno, con el objetivo de indemnizar a algunas víctimas.

El caso estaba relacionado con la investigación que se adelantaba por el secuestro de José Daniel Serna Suaza, quien fue plagiado el 15 de diciembre del 2001, en la vereda El Castillo, zona rural de Pácora. Serna estuvo casi 14 meses secuestrado y por su liberación su familia tuvo que entregar una gruesa suma de dinero.

Serna Suaza fue detenido después por supuesto nexos con grupos armados ilegales. Posteriormente falleció.

El exguerrillero expresó que la situación en el campamento guerrillero era precaria. La falta de alimentos y la presión militar en la zona donde estaba ubicado el mismo, según él, motivaron el homicidio.